Si al Salto de Chira

4.2 Objeto de la Actuación

4 Necesidad y Objeto de la Actuación

4.2 Objeto de la Actuación

En la actualidad, el parque de generación de la isla de Gran Canaria está basado mayoritariamente en grupos convencionales que utilizan combustibles fósiles derivados del petróleo (fuel-oil y gasoil).

Los grupos de generación que utilizan estos combustibles constituyen, a diciembre de 2019, el 82 % de la potencia instalada en la isla. El 18 % restante corresponde a potencia eólica y fotovoltaica instalada.

4.2 objeto de actuación

Figura 2: Distribución de la potencia de generación instalada por tecnología.

Los recientes desarrollos normativos en política energética se han orientado a la promoción de las energías renovables en toda Canarias. Después de años en que la potencia renovable apenas ha aumentado, es a partir de 2018 cuando las previsiones de incremento de la potencia instalada han comenzado a materializarse. En concreto, el crecimiento en la potencia eólica instalada a partir de dicho año, fundamentalmente al amparo del llamado “cupo eólico”, ha supuesto que a finales de 2019 la generación renovable instalada en Gran Canaria alcanzase los 196,8 MW (en un sistema eléctrico cuya demanda valle en 2019 fue de 257 MW).

Por otro lado, a finales de junio de 2019 se resuelve la primera convocatoria de ayudas a la inversión de instalaciones de producción de energía eléctrica de tecnología eólica situadas en Canarias cofinanciadas con Fondos Comunitarios FEDER. La resolución contempla la concesión de ayudas para la instalación de 182 MW en las islas, 67 MW de los cuales corresponden a Gran Canaria. Recientemente se ha anunciado, además, por parte de la secretaría de Estado de Energía, la propuesta de una nueva convocatoria destinada a impulsar el desarrollo de instalaciones fotovoltaicas en Canarias por un montante total de 150 MW.

La integración de estos contingentes de generación renovable en el sistema eléctrico grancanario, aislado y de pequeño tamaño – y por tanto frágil ante perturbaciones, supone un reto para la operación, que no puede ser afrontado sin la instalación de un dispositivo de almacenamiento masivo de energía, como el bombeo objeto de este Proyecto.

Asimismo, la consecución del objetivo de potencia renovable instalada en Gran Canaria establecido para el año 2025 por el Gobierno de Canarias, que de hacerse realidad llevaría a disponer de 664 MW de potencia renovable instalada en el sistema eléctrico de Gran Canaria, supondrá un desafío adicional en la operación de este sistema eléctrico. En este sentido sirva señalar que, a marzo de 2020, existe en Gran Canaria un contingente de nuevos proyectos de instalaciones renovables (eólica y fotovoltaica) por valor de 725 MW que cuentan con al menos autorización de acceso a la red.

De conformidad con lo establecido la Ley 17/2013, los fines de la instalación objeto de este Proyecto son los de garantía del suministro, seguridad del sistema e integración de energías renovables no gestionables. El preámbulo mismo de dicha Ley aclara sobre la importancia del bombeo como herramienta de operación en los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares.

La alta variabilidad de la generación eólica ya instalada en Gran Canaria introduce cambios rápidos en la frecuencia en dicho sistema eléctrico. Estos cambios han ido aumentando, tanto en número como en magnitud, a medida que se ha ido incrementando la potencia eólica instalada, y lo seguirá haciendo en el futuro cercano conforme aumente dicha potencia. Estos cambios en la frecuencia afectan negativamente a los consumidores y podrían incluso llegar a ocasionar cortes de mercado.

A este respecto, la Central Hidroeléctrica de Bombeo de Chira-Soria en Gran Canaria ayudará a mitigar la creciente degradación de la calidad de la frecuencia, haciendo el sistema más estable, robusto y seguro.

Asimismo, el presente Proyecto posibilita la penetración, en condiciones de seguridad y calidad de servicio, del gran contingente de energía renovable previsto conforme a las decisiones adoptadas en materia de política energética. De este modo, será posible almacenar el excedente de energía renovable no integrable de forma directa en el sistema, haciendo así viables los balances de potencia y minimizando los vertidos de energía renovable.

El incremento en la integración de renovables, consecuencia directa de la presencia del bombeo, tiene ventajas tanto económicas como medioambientales. En efecto, el desplazamiento de la generación térmica, dependiente de combustibles fósiles, en favor de la energía renovable, conlleva una disminución en los costes de generación, en la dependencia energética, y en las emisiones de CO2 y NOx a la atmósfera.

El bombeo permitirá asimismo añadir flexibilidad a un sistema eléctrico en donde el parque de generación térmico existente, diseñado para otro contexto energético, carece de las prestaciones necesarias para la adecuada integración de las energías renovables necesarias para la transición energética.

La instalación proyectada se caracteriza por una capacidad de almacenamiento energético masivo, así como por emplear una tecnología que permite en función de su modo de funcionamiento mantener la característica síncrona del sistema eléctrico, necesaria para su correcto funcionamiento, aportando inercia, potencia de cortocircuito, etc.

Adicionalmente, puesto que esta central incorporará una planta desalinizadora de agua de mar para producir agua suficiente para compensar las pérdidas asociadas a la explotación del sistema hidroeléctrico, las variaciones en la pluviometría no afectarán al funcionamiento de la central hidroeléctrica de bombeo.

Actualmente los usos productivos ligados a los cultivos que se abastecen de las presas de Soria y Chira están sujetos a la disponibilidad de recursos, aspecto que depende del régimen de precipitaciones del sur de Gran Canaria. La ejecución de este Proyecto, mantendrá dentro de ciertos límites el volumen de agua embalsado en ambas presas.

En conclusión, la construcción y puesta en marcha de la Central Hidroeléctrica de Bombeo de Chira-Soria aportará los siguientes beneficios para el sistema eléctrico de Gran Canaria en general, y para los municipios afectados en particular porqué:

  • Maximiza la integración de las energías renovables, evitando los vertidos que de otro modo se producirían y posibilitando el desarrollo e instalación de este tipo de energías.
  • Aporta seguridad al sistema eléctrico y garantía del suministro:

o Estabiliza la frecuencia, cuya calidad empeora a medida que se incrementa la instalación de renovables no gestionables.

o Aumenta la flexibilidad del sistema eléctrico, mejorando su respuesta y haciéndolo más seguro ante perturbaciones.

  • Disminuye los costes del sistema eléctrico.
  • Reduce la dependencia energética del exterior.
  • Reduce las emisiones contaminantes, de CO2 y NOx, entre otros.

Además, adicionalmente hay que tener en cuenta que la Central Hidroeléctrica de Bombeo Chira-Soria constituiría un claro ejemplo de innovación y desarrollo de las sociedades canaria y española.